TODOS LOS LIBROS. TODOS LOS SOPORTES.

El romanticismo sucio de La cajita de rapé

El romanticismo sucio de La cajita de rapé

El romanticismo sucio de La cajita de rapé

Por: Mauricio Palomo Riaño*

Leer La cajita de rapé, de Javier Alonso García-Pozuelo, es entrar en un universo literario que se diversifica en el desarrollo de la tinta. La trama policiaca es la superficie, sin embargo, más abajo de ella, se cimientan elementos que lindan con todo lo que en un primer momento se nos viene a la cabeza cuando nos nombran la palabra literatura: Hay tiempo en estas 439 páginas para caminar por el romanticismo, por lo histórico, lo cartográfico, por lo misterioso, lo realista, lo sociolingüístico, en últimas, es un tránsito por un hibrido literario que atrapa desde sus primeras páginas, dada su naturaleza de novela negra, y que es imposible dejar de acompañar hasta el punto final, si se tiene en cuenta que no solamente es el género policiaco el que lo envuelve.
Las formas en la novela de Alonso García-Pozuelo están muy bien cuidadas; una prosa afilada, llena de recurso retórico y sociolingüístico hacen percibir una historia que se evidencia rica en su consecución. Uno de los elementos más relevantes y que se mantiene en el desarrollo de toda la novela es el manejo de la descripción; potente, certero, en ocasiones jocoso, preciso, siempre presente. Hay una intención por demostrar todas las imágenes espaciales, circunstanciales y temporales, y la descripción pesa mucho para lograr este objetivo, eso es evidente. Gracias a ello toda la configuración del Madrid del Siglo XIX se nos revela. Calles, estructuras, hábitos, perfiles, aconteceres, cotidianidades, etc. La novela no sólo como trama policial sino como una radiografía perenne de tiempo histórico, atemporal a nosotros, necesaria pare evitar en tiempos actuales incontables memoricidios.
Aparece José María Benítez, inspector de vigilancia y seguridad del distrito sur de La Latina, en el Madrid del Siglo XIX, personaje central de esta trama de diversidades. El lector simpatiza rápidamente con su forma de ser y proceder en el caso triste del asesinato de la joven Lorenza Calvo, criada al servicio de los Ribalter, una familia prestante de la alta sociedad madrileña. Benítez, además de ser personaje es el recurso clave en el aterrizaje de pormenores en momentos en los que la novela presenta cabos sueltos, momentos en los cuales Alonso García-Pozuelo se detiene y desde el inspector nos vuelve a encausar en lo que va la investigación, para así continuar motivando el ejercicio lector. Tenga la seguridad que usted jamás se perderá al interior de la cajita. Alonso García-Pozuelo y Benítez jamás se lo permitirán.
Hay aquí una indagación muy rigurosa y bien trabajada, así como una vivencia propia del autor con respecto a la trama, eso se denota en la narrativa. La cajita de rapé, además de también ser una novela histórica, es también una ruta, una cartografía de ese otrora Madrid, y aquí soy superlativo, tremendamente bien definida. Sumado a lo anterior existe además un elaborado trabajo sociolingüístico. Los códigos del Madrid de las distintas capas sociales, sobresaliendo la más baja, se traslucen, el autor intencionalmente los introduce, haciendo con este elemento de la novela un ejercicio verosímil para el lector.
Hay más. Creo, con una interpretación ya más subjetiva que más allá de todos los géneros, corrientes y movimientos literarios con los que pueda converger esta obra es el romanticismo el que se impone. Narrada en una época en la que este movimiento floreció con potencia en España, considero que no es azar esta interpretación, además el contenido la respalda. La cajita de rapé es una novela romántica, pero no es el romanticismo heredado de Goethe, de Víctor Hugo, del mismo Bécquer, para trabajar el caso español, no, es más cercano a Poe, es un romanticismo sucio, preciosamente sucio, es la imposibilidad del amor, si, un amor que al no poder ser por las circunstancias que lo rodean termina con la muerte de Lorenza, paradójicamente, la única que no debía morir en esta cadena de intencionalidades. ¿Cuántos Señores Monasterios sin crímenes no han habitado y habitan aún nuestras sociedades?
La cajita de rapé siempre se sugirió, mas parece haber desaparecido en el mismo instante en que aparece. El lector nunca la sentirá en sus manos. Jugar con un título de algo que es importante dentro de la novela, pero que al final no está es un inusual excelente. Es lograr la atracción con lo más importante, el comienzo de la tragedia.
Cuando te tropieces con esta tinta, lector, te acercarás al misterio; de las calles oscuras, de los cafés madrileños, de las farolas, de los simones aparcados al lado de los andenes, de los quesos manchegos, de los pobres en busca de colocación y de los ricos aprovechándose de sus necesidades sin importarles el dolor de sus familias, del conjunto de watsons de Benítez, del concepto de lo humano, de la puerta del sol, del saladero, y si vas caminando por las callejas del distrito la latina y entras a su inspección de vigilancia y seguridad, hallarás casi siempre una oficina en penumbra. Cuando enciendas el quinqué te asustarás al ver su rostro concentrado en las carpetas y sólo atinarás a decir: Inspector Benítez, “parece usted un gato”. Sin duda, que al terminar de leer esta novela usted también sentirá, como el inspector, “la necesidad de descorchar una botella de vino rancio de Peralta y beberla en una generosa copa por el alma de los suicidas. Por Larra, por el señor Ignacio López y por todos los infortunados náufragos del amor, de la política y del dinero”.

*Mauricio Palomo Riaño
(Bogotá, Colombia, 1982). Licenciado en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad La Gran Colombia y Magister en Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana. Profesor titular de Literatura en la Universidad La Gran Colombia. Autor de los libros de cuentos Nombrar la ausencia (2014), publicado con el sello editorial Común Presencia Editores, Colección los conjurados, Caja de pandora (2016) Senderos Editores, y compilado con dos relatos inéditos en Depredación. La antología inusual del cuento colombiano contemporáneo (2017), de la editorial Seshat. Divide su vida entre la cátedra universitaria y la creación literaria.
Contactos:
Facebook. Mauricio Palomo Riaño
Correo electrónico: [email protected]

Noticias

Pagos en línea - Aplica solo para programas de Formación

 

Océano Travesía